"Jėzus yra tiesa", Jesús es la verdad. Púlpito de la Iglesia Bible Way, Vilna, Lituania.

Alexander Gusev, un nombre que no suena en ninguna parte en Latinoamérica. Ni en Estados Unidos. Tampoco en la mayoría de los países de Europa. No se trata de un gran televangelista, un predicador de campañas masivas, tampoco de un pastor connotado. Él es uno más de aquellos tantos predicadores itinerantes que recorren, usualmente con lo puesto, distintas latitudes. Predican en iglesias pequeñas, medianas, escondidas o perdidas en los mapas a veces. Y en el caso de Alexander, también en las cárceles. Bielorruso, de 52 años, entregó su vida a Cristo en el año 1992 luego de haber estado encarcelado por 8 años y al borde de la pena de muerte. Ahí decidió entregarse por completo al servicio del evangelio. Como predicador itinerante carcelario, ha estado en cárceles de Alemania, Rusia, Estonia, Ucrania, Bielorrusia, y también predicando en iglesias en Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Finlandia, Portugal, España, Italia y Bélgica. Además, es compositor de música evangelística para las cárceles de países rusoparlantes. A continuación, comparto algunas de las cosas que me comentó sobre su visión del evangelio y las iglesias pentecostales, entre el sábado 3 y domingo 4 de febrero de 2018, cuando tuve oportunidad de conocerle en la Iglesia Pentecostal Bible Way en Vilna, Lituania, lugar donde ambos coincidimos de visita.

Luis Aránguiz Kahn

 

 El problema es nuestra teología

“La teología de hoy no inspira a la gente a dedicar sus vidas principalmente al servicio de Dios, les orienta a buscar la felicidad en los logros terrenales. Nuestra teología y el mal ejemplo de los ministros reconocidos muestran que es necesario buscar una relación con Dios, porque la vida se ha convertido en la búsqueda de éxito y felicidad, las personas quieren disfrutar de la gloria de la riqueza y los placeres terrenales. Esta forma de entender el evangelio raramente inspira a los cristianos el sueño de dedicarse sin reservas de Dios.

La Biblia dice, el que quiere seguir a Cristo, niéguese a sí mismo. Tiene que crucificar sus planes, sus sentimientos. El propósito de tu vida se cumple en el orden de Dios, y cuanto menos se obtenga en la tierra más se recibe en el cielo. Pero esto no concuerda con lo que piensan muchos cristianos. El problema es nuestra teología”.

 

Dar la vida por cristo es vivir el evangelio

“Tienen miedo, no quieren ser rechazados, huyen del sufrimiento y la muerte que puede traer la persecución, dejar el ministerio y abandonar sus países dispuestos a hacer cualquier cosa, a cualquier costo. Su vida es ser feliz en la prosperidad. Cristo no es la vida para ellos y la muerte es la adquisición y sufriendo un horror, más que una oportunidad para glorificar a Dios y gozar de su gloria en el cielo. La primera Iglesia Apostólica tenía un punto de vista completamente diferente, se sacrificaron alabando a Dios, y Dios les dio el poder de necesario para el cumplimiento de su voluntad, que muchos fueran salvos y el evangelio fuera predicado.

Dios repone las necesidades del hombre, le da todo lo necesario, pero no para que esto complazca al cuerpo, sino para cumplir su misión. Dar la vida por Cristo es vivir el evangelio.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí