Por Abraham Quintriqueo

El conocimiento de los padres, los más auténticos comentaristas de las Escrituras, por estar más cerca de la fuente y ungidos por el Espíritu que inspiró las Escrituras. Se puede percibir fácilmente, que hablo especialmente de los que escribieron antes del Concilio de Nicea. Pero ¿Quién no deseará también tener algún conocimiento de los que les siguieron: San Crisóstomo, Basilio, Jerónimo, Agustín y, sobre todo, del hombre del corazón quebrantado, Efrén el Sirio?

John Wesley

La Paleo-Ortodoxia es un pensamiento nacido en cierto grupo de “evangélicos conservadores” (Olson, 2007), aunque no limitado al protestantismo busca basar su teología en el consenso patrístico que podemos encontrar en los primeros concilios ecuménicos como en los grandes exegetas antiguos. Esta Teología puede beneficiar a los Pentecostales en su instrucción de las doctrinas ortodoxas del cristianismo. En el siguiente artículo se desarrollará el concepto de Paleo-Ortodoxia, y al final del mismo se explicarán los beneficios que el Pentecostalismo puede adquirir del cristianismo primitivo.

La importancia de Oden

A pesar de que Thomas C. Oden esté muerto, tiene una gran relevancia en la historia, debido a que es considerado el “defensor más conocido del movimiento” (Olson, 2007). Por ello, eruditos como J. I. Packer y Wolfhart Pannenberg, junto a otros, escribieron un libro en su honor, titulado “Ancient & Postmodern Christianity: Paleo-Orthodoxy in the 21st Century: Essays in Honor of Thomas C. Oden” (Tanner, y Hall, 2002). Es por esto y su contribución a esta corriente, que es importante mencionarlo en esta introducción a la paleo ortodoxia.

Oden en su juventud fue lo que se podría considerar un teólogo liberal, pero con la lectura de los Padres de la Iglesia sufrió un cambio de mentalidad en su teología, abrazando la ortodoxia cristiana con fervor. Michael F. Bird escribe al respecto:

“Inició como un zurdo radical, un teólogo de Bultmann, Freud, Nietzsche y Marx, pero luego experimentó un giro hacia la teología conservadora a través de un encuentro con los Padres de la Iglesia”.

Oden abandonó su pacifismo y socialismo idealista y se cambió teológicamente después de descubrir la alegría de aprender sobre la Navidad (encarnación) y la Pascua (resurrección). Él llama a los primeros cuarenta años de su vida pródiga, y los segundos cuarenta los considera como el regreso a casa.

Varias cosas lo impulsaron hacia la ortodoxia, entre ellas Barth, Pannenberg, anglicanos como J. I. Packer, y especialmente un colega judío en la Universidad de Drew llamado Will Herberg. Fue Herberg quien le dijo: “Usted permanecerá sin educación teológica hasta que estudie atentamente a Atanasio, Agustín y Aquino”. Y así comenzó el viaje de Oden a la literatura patrística que lo cambió para siempre (Bird, 2015).

De allí en adelante produjo una gran cantidad de textos en referencia a la Paleo Ortodoxia, entre ellas su monumental obra sistemática basada en el consenso patrístico. Texto que llevó a muchos de sus lectores a adoptar la paleo ortodoxia.

Aunque Oden no es el único que promueve esta enseñanza, otros teólogos protestantes que también lo hacen se juntaron con él para tratar el antiguo consenso cristiano como una especie de magisterio que uniera a los evangélicos en la ortodoxia.

El teólogo y liturgista del Wheaton College Robert Webber pasó su carrera
introduciendo a los estudiantes evangélicos en la antigua fe y adoración
cristiana, y llevándolos de las iglesias bíblicas independientes a la Iglesia Episcopal. Su libro Ancient-Future Faith (1999) pidió “repensar el evangelicalismo para un mundo posmoderno”, recuperando el cristianismo original de los padres de la iglesia.

La Paleo-Ortodoxia es una propuesta evangélica influyente para superar el pluralismo interpretativo generalizado

El teólogo de la Universidad de Baylor, Daniel H. Williams, publicó dos volúmenes recomendándole a los evangélicos que regresaran a la Gran Tradición y especialmente a los padres de la iglesia, para así lograr una unificación, y evitar la acomodación cultural y la teología liberal. Su principal trabajo en este sentido es “Retrieving the Tradition and Renewing Evangelicalism” (1999). Con Oden, Williams argumentó que los evangélicos no tienen derecho a interpretar las Escrituras independientemente de los padres de la iglesia, y que la tradición consensuada de los primeros siglos cristianos debe ser el lente a través de la cual se lean e interpreten las Escrituras. Finalmente, en una serie de libros con títulos similares, incluyendo “Learning Theology with the Church Fathers” (2002), el teólogo de la Universidad del Este, Christopher Hall, instó a los evangélicos a leer las Escrituras con los padres de la iglesia, adorar con ellos y hacer teología con ellos.

La Paleo-Ortodoxia es una propuesta evangélica influyente para superar el pluralismo interpretativo generalizado. Estos teólogos saben que las Escrituras pueden llegar a significar muchas cosas diferentes; solo la voz magisterial del antiguo consenso cristiano puede guiar a los evangélicos desde el borde del pluralismo a la corrección y la unidad doctrinal. (Gunther Brown, y Silk, 2016).

Definiciones de la Paleo-Ortodoxia

El Historical Dictionary of Radical Christianity define la Paleo-Ortodoxia como un movimiento teológico contemporáneo del siglo XX dedicado a la recuperación de la teología ecuménica tradicional. El pensador central del movimiento es Thomas Oden.

Oden señala que usa el término Paleo-Ortodoxia para la ortodoxia que se mantiene firme en la enseñanza consensual clásica

El nombre significa una prioridad teológica sobre los recursos antiguos (paleo = “antiguo”) y la tradición ortodoxa. Oden ha reaccionado a la teología desde una perspectiva modernista que valora los métodos científicos y la crítica histórica sobre la investigación de las interpretaciones de los teólogos de los primeros cinco siglos. Se apoya en Vicente de Lerins (? -445) para decir que la teología debe reflejar “lo que ha sido creído en todos los lugares, siempre y por todos”, una especie de consenso de fidelidad. El pensador basa este consenso en los primeros 1,000 años de la historia cristiana, cuando la teología estaba claramente basada en las Escrituras y articulada en los credos ecuménicos. (Brackney, 2012, p. 235)

Oden señala que usa el término Paleo-Ortodoxia para la ortodoxia que se mantiene firme en la enseñanza consensual clásica para dejar en claro que el antiguo consenso de fe es claramente distinguible de la neo ortodoxia. El estrato “paleo” de la ortodoxia es su capa más antigua. Para los cristianos esto significa lo que es apostólico y patrístico.

Dentro de la visión restringida de los supuestos modernos, “paleo” conlleva muchos matices negativos: pasado, anticuado, obsoleto. De hecho, en el corazón de la era que desaparece de la modernidad occidental se encuentra la dudosa premisa de la superioridad absoluta de las ideas más nuevas a las más antiguas. Esa premisa está siendo revertida. Paleo-Ortodoxia es un
término que promete ser más plausible a medida que esta inversión
madura
. (Oden, 2015).

En un intento de regresar al “centro vital”, que es la paleo-ortodoxia desde su perspectiva, el teólogo propone un retorno al “Canon Vicentino” y, como Webber, a la Regla de Fe. Es así que pide un retorno a la “enseñanza bíblica integrada como se interpretó en su período más consensuado… la enseñanza cristiana clásica.” Esto es, para Thomas, un retorno a las “fuentes” como él lo llama.

Su propuesta es que, para enfocarse en la ortodoxia, los teólogos deberían volver a “custodiar el depósito de la fe” por medio del método “consensual” de Vicente de Lérins, el cual debe aplicarse de manera muy literal.

Oden aplica su método ampliamente en los campos de la teología dogmática y la teología pastoral, así como en compendios muy extensos y ecuménicos de escritos patrísticos en las series “Ancient Christian Commentaries on Scripture y Ancient Christian Doctrine” (Radcliff, 2014). Por ejemplo, habla de una “Paleo Ortodoxia…” que llama a los teólogos a evaluar todos los textos de la Iglesia histórica que alegan ser una enseñanza cristiana consensuada, escuchando continuamente a los intérpretes centrales de las tradiciones recibidas. (Studebaker, 2008).

La paleo-ortodoxia es la idea de que todos los asuntos doctrinales verdaderamente importantes fueron resueltos por los padres de la iglesia primitiva y que los cristianos modernos y contemporáneos deben volver a las fuentes patrísticas, incluidos los primeros concilios, sus decretos, cánones, credos y definiciones de fe, y que se deberían considerar como autoritarios.

Olson, 2007

Como ya hemos visto el concepto de la Paleo-Ortodoxia se refiere a prestar
atención a lo que nos dicen los Padres sobre la interpretación de las Escrituras, y tal como cualquier otro movimiento teológico con sus respectivos fundadores y pilares, ya sean los Calvinistas con Calvino, los Arminianos con Arminio, los Luteranos con Lutero y los Molinistas con Molina, citando como ejemplo algunos sistemas teológicos. Así la Paleo-Ortodoxia tiene una gran consideración y profundo respeto a los Padres, aunque no se rechaza ni desconoce el aporte de maestros cristianos posteriores a ellos, pero la Paleo-Ortodoxia busca beber de las fuentes más antiguas del cristianismo.

También cabe destacar que los seguidores de este pensamiento están conscientes de que hubo padres que enseñaron doctrinas nuevas en la iglesia y contradictorias con las escrituras, que fueron rechazadas, así como una considerable cantidad de maestros cristianos lo hizo post periodo patrístico. Por eso se hace tanto énfasis al consenso patrístico, que lo podemos ver claramente en los primeros concilios ecuménicos, a los que Oden insta a estudiar y enseñar.

Los siete concilios comúnmente celebrados tanto en Oriente como en Occidente como vinculantes para todos los cristianos, ambos con consentimiento cristiano universal, son (con fechas y temas principales):

  • (1) Nicea (325, arrianismo);
  • (2) Constantinopla I (381, Apolinarianismo);
  • (3) Éfeso (431, Nestorianismo);
  • (4) Calcedonia (451, Eutiquianismo);
  • (5) Constantinopla II (553, Controversia de los Tres Capítulos);
  • (6) Constantinopla III (680-681, Monotelitismo ); y
  • (7) Nicea II (787, Iconoclasia).

Podríamos llevarnos a suponer que cada ministro ordenado sería educado a fondo en los cánones y decretos de estos concilios universalmente aceptados (que se presupone como uno supone que las tablas de multiplicación son conocidas por todos los matemáticos), pero eso sería una suposición imprudente. Una reevaluación exhaustiva del método teológico implícito en estas formulaciones doctrinales tempranas es crucialmente una parte de la agenda pendiente de la teología contemporánea (Oden,1979, p. 34).

Referencias

Olson, R. E. (2007). Reformed and Always Reforming: The Postconservative
Approach to Evangelical Theology (Acadia Studies in Bible and Theology).
Baker Academic.

Tanner, K. y Hall, C. A. (2002). Ancient & Postmodern Christianity: Paleo-
Orthodoxy in the 21st Century: Essays in Honor of Thomas C. Oden. IVP

Academic.

Bird, M. F. (2015). Thomas C. Oden’s

Autobiography https://www.patheos.com/blogs/euangelion/2015/01/thomas-c-
odens-autobiography/

Gunther Brown, C. y Silk, M. (2016). The Future of Evangelicalism in America.
Columbia University Press

Brackney, W. H. (2012). Historical Dictionary of Radical Christianity (Historical
Dictionaries of Religions, Philosophies, and Movements Series) Scarecrow
Press

Oden, T. C. (2015). Rebirth of Orthodoxy: Signs of New Life in Christianity.
ICCS Press.

Radcliff, J. R. (2014). Thomas F. Torrance and the Church Fathers: A
Reformed, Evangelical, and Ecumenical Reconstruction of the Patristic
Tradition. Pickwick Publications.

Studebaker, J. A. (2008). The Lord Is the Spirit: The Authority of the Holy Spirit
in Contemporary Theology and Church Practice. Pickwick Publications.

Oden, T. C. (1979). Agenda for Theology. Harper & Row.

Roach, D. (2016). Thomas Oden, ‘hero of orthodox conviction,’ dies.

https://www.baptistpress.com/resource-library/news/thomas-oden-hero-of-orthodox-conviction-dies/

Burgess, S. M. (2002). The New International Dictionary of Pentecostal
Charismatic Movements. Zondervan.

LLugdar, G. E. (2018). Los dones del Espíritu, en la Historia y en la Patrística.

https://diariosdeavivamientos.wordpress.com/tag/los-padres-de-la-iglesia-y-los-dones/

Oden, T. C. (2009). Classic Christianity: A Systematic Theology. HarperCollins
Publishers Inc.
http://faithnotes.com/Book/ViewBookLL

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí